Impulsa reconstrucción con adobe – 19S

“La organización es resultado del movimiento de la tierra, esos zangoloteos los necesitamos para despertarnos”
– Arq. Josef Schulte-Sasse

24 de mayo del 2019 – ¿Fuiste de quienes ayudaron después del terremoto del 19 de septiembre? Aún hay comunidades, sin apoyo gubernamental, que necesitan de nuestra solidaridad. Santiago Mamalhuazuca y San Juan Tepecoculco son dos comunidades del Estado de México, que a casi 2

años del sismo siguen en trabajos de reconstrucción de sus viviendas. Por ello el Tecnológico Universitario Valle de Chalco (TUVCH) e Impulsa Ibero convocan a la campaña de Reconstrucción con adobe #19S, el objetivo es lograr la reconstrucción total de 17 viviendas para el 30 de septiembre del 2019.

El uso del adobe
Cuando el arquitecto Josef Schulte-Sasse, de Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento A.C (COPEVI), llegó a las comunidades de Mamalhuazuca y Tepecolculco, comunidades cercanas al eje volcánico del Popocatépetl,  notó que la mayoría de las casas afectadas eran de adobe pero habían sido intervenidas con material moderno con el fin de “mejorarlas” en décadas anteriores.  Esta combinación, mal ejecutada,  provocó el debilitamiento de la estructura ante sismos como el del 19S.

Para Josef, la modernidad ha tenido un efecto negativo en el campo ya que muchos de sus habitantes han desvalorizado la riqueza de su legado histórico, en cuanto a tradiciones constructivas, optando por materiales industriales como el fierro y el cemento, pensando que son más seguros que el adobe. Sin embargo, la experiencia de reconstrucción por sismos en países como Perú y el Salvador indica que una construcción de adobe, bien diseñada y construida es una mejor opción por su flexibilidad, costo y valor cultural.

Al principio las familias afectadas no vieron con buenos ojos el uso del adobe. Lo primero que hizo el equipo de reconstrucción fue buscar quienes conservaban esos conocimientos, pronto encontraron a los maestros adoberos Daniel Aguilar Alonso, Arnulfo Alonso Toledano con quienes discutieron la manera de mejorar el adobe y la construcción de las casas para que hacerlas sismo-resistentes. Hoy las familias quieren participar, quieren hacer, se ha generado un cariño a lo propio de la comunidad, como el adobe.

 

Las faenas.

“No todas las personas tienen ese afecto a querer ayudar y ese es el cambio que se ha dado en mí, en ayudar y dar algo de mí”
– Liliana, estudiante del TUVCH

Desde el 19 de septiembre del 2017, todo el estudiantado del TUVCH ha asistido todas las semanas a estas comunidades a hacer trabajos colectivos o faneas como se les llama en los pueblos de México. En estas visitas los estudiantes han estrechado lazos con la comunidad y juntos colaboran para la producción de adobe.

Para Ixchel Yedra, una de las coordinadoras del proceso de reconstrucción, la intención ha sido fortalecer el tejido social que se vio dañado por el desastre natural e ir generando a través de talleres, pláticas y la convivencia en general la confianza de que entre la comunidad misma se pueden ayudar. Para Yareli Baldovinos, estudiante del TUVCH, la comunidad le ha enseñado que: “aunque uno tenga poco se puede hacer más si compartimos. He aprendido a no ser tan egoísta

Una educación jesuita

Para el Rector Oscar Arturo Castro Soto, el proyecto de reconstrucción parte “de la misión educadora de los jóvenes en la creación de comunidad entre los sectores más pobres y marginados. Y al mismo tiempo,  ser articuladores de voluntades y recursos, institucionales y económicos, para sacar adelante aquello que nos da vida como una universidad jesuita

 Desde el histórico terremoto de 1985 que dejó a la ciudad de México en ruinas, la sociedad mexicana ha logrado organizarse cuando es necesario para salir adelante de tragedias nacionales. Este un momento que nos exige dar un poco más, no dejes de participar en el proyecto de reconstrucción y rescate de arquitectura tradicional. En las próximas semanas Impulsa Ibero lanzará una recaudación de fondos por $150,00 mil pesos que serán usados para pagar la mano de obra de los maestros adoberos de la región. Además hasta el 30 de septiembre, las personas interesadas se podrán sumar a las faenas de producción de adobe y conocer las comunidades.

 

Por Eduardo Velasco
@lalo777