Impulso creativo: emprendimiento y poesía

13 de marzo del 2019 – Muchos de nosotros tendemos a pensar en la palabra “emprendimiento” como algo exclusivamente relacionado al mundo de los negocios, de la economía, de la tecnología o del desarrollo social.  Sin embargo, aunque muchos pensarían lo contrario también se puede relacionar con la poesía.

Clases de emprendimiento en el CEDE

Pensar un emprendimiento, llevarlo a cabo y darlo a conocer requiere de un factor esencial: la creatividad. Esta es un elemento fundamental que le da vida a cada proyecto, lo hace único, algo con lo que te puedas relacionar, que te pueda inspirar para hacer algo similar. Impulsar un cambio, generar un beneficio u otra finalidad que tengan estos proyectos son parte de este pensamiento creativo.  Se nos olvida que todas las ideas nacen desde la creatividad. Y qué mejor forma de impulsar la creatividad que por medio de la poesía.

Visita la biblioteca y despierta tu creatividad

La poesía tiene fama de ser esa parte de la literatura que se usa sólo cuando se quiere decir algo con tintes románticos o sentimentales. Lo que la gente no ve es que la poesía no tiene nada establecido, es libre, fomenta la creatividad sobre todas las cosas. Si algo nos ha enseñado la poesía es que todos los moldes están para romperse, las ideas están para ser llevadas al límite, ser expuestas en su máxima expresión. La poesía es el medio por el cual el alma humana corre libre.  La poesía facilita todo esto, y al leerla o hacerla ejercitamos ese pensamiento disruptivo que nuestro emprendimiento necesita.

Cita del poema: Lluvia de sol por José Emilio Pacheco

Impulsa IBERO busca emprendedores que no se dejan definir por constructos o normas monolíticas; emprendedores que rompan todos los moldes, que piensen fuera de la caja; emprendedores con pasión por la idea que arde en su interior; con ganas por generar un cambio y ayudar a quien lo más necesite. Esos emprendedores tienen más en común con los poetas de lo que se imaginan.  Es importante entonces que todos los jóvenes lean poesía, para fomentar su creatividad, avivar su pasión y generar proyectos que contagien su entusiasmo. Sólo manteniendo este impulso creativo es como podemos transformar al mundo.

La poesía despierta el pensamiento creativo

Para fomentar la lectura de la poesía, y así fomentar el desarrollo de la creatividad, voy a hacer unas recomendaciones. Estos poemas son muy buenos para introducir a cualquiera al mundo de la poesía, y también para dejar que la mente corra y crezca libre: “Lluvia de Sol” de José Emilio Pacheco, “Donde el ensoñado y el soñado” de Homero Aridjis, “El pensador de Rodin” de Gabriela Mistral y “Trabajos del Retratista” de Luis Jorge Boone. Con estos poemas, cualquiera puede despertar su creatividad y prender la chispa del emprendimiento.

 

Patricio Hernández Palazuelos.
@patricivs_