Ser mujer y profesionista – MujerEs Ibero

8 de mayo del 2019 – El pasado 8 de mayo se llevo acabo Women’s Summit, la inauguración de la iniciativa MujerEs Ibero: The Wo+Men project liderada por Adriana de la Peza, coordinadora del Centro de Inversión Social de la Ibero. Este evento reunió a organizaciones civiles y gubernamentales, a profesionistas destacadas y grupos de emprendedoras para compartir retos, propuestas y talleres que vayan construyendo una agenda común para avanzar en equidad de género en nuestros espacios personales y profesionales.

La mesa Compartiendo retos desde la experiencia, fue moderada por Gabriela Warkentin, que abrió la mesa preguntando a las asistentes: María Ariza, Alexandra Zapata, Olivia Zerón y Úrsula Quijano, ¿qué significa ser mujer en al ámbito que te desarrollas profesionalmente?

María Ariza, egresada Ibero de ingeniería industrial, dirige desde 2013 la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), lo que la convierte en una de las cuatro mujeres en el mundo dirigiendo una bolsa de valores. A continuación recuperamos parte de sus testimonio en MujerEs Ibero:

Haciendo un zoom al mundo financiero, de los doscientos fondos de capital privado en México sólo el 4% son socias, que es dónde se toman las decisiones. Del 16% en los equipos de inversión y prácticamente es toda la representación de mujeres. 

Las emprendedoras, que son las que levantan capital privado, solamente logran el 10% de participación de estos recursos, que es lo conocemos derecho al capital. En México mil seiscientos millones de dólares están comprometidos para emprendimiento. Sólo nos quedamos el 10%, el resto se está yendo a empresas lideradas por hombres; innovadoras, disruptivas, con modelos escalables, pero se nos está olvidando el 50% de la población que además influye en las decisiones de compra de los hombres en productos y servicios ¿Cómo es posible que no estemos formando parte de la toma de decisiones de los productos que se consumen en el mundo?

De entrada, es porque del lado de los inversionistas son puros hombres, entonces llegas como mujer con tu idea, la quiere pitchear y por más que los hombres quieran ser empáticos pues no comprenden la problemática que quieres resolver con tu emprendimiento.

Segundo, las mujeres se presentan y no vienen preparadas en la parte financiera. Tenemos un área de oportunidad muy importante. El hecho de que seamos mujeres, culturalmente nos hace adversas al riesgo, tomamos menos decisiones de inversión. De hecho, les cedemos las decisiones de inversiones a los hombres de nuestro alrededor. Necesitamos prepararnos muy bien en el tema numérico para que los hombres no sientan que no estamos preparadas.

Tercero, las mujeres presentan sus proyectos como un trabajo alternativo, no del que van a vivir sino del tiempo que les sobra. Los fondos van a ser invertidos en proyectos en que los empresarios o emprendedores dejen su vida en la empresa, porque la única manera en que el capital invertido sea redituable es que la propia emprendedora o emprendedor deje la piel, le duela. Eso quieren escuchar los inversionistas, entonces se dan cuenta que no es nuestra actividad principal y no nos invierten.

Alexandra Zapata, directora general adjunta del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ha lanzado iniciativas como: MejoraTuEscuela.org, ComparaCarreras.org, 3de3.mx y Ley3de3.mx, que han ayudado a informar y empoderar a ciudadanos a través del acceso a la información gubernamental. El impulso que ha tenido al largo de su vida le ha permitido llegar donde está. A continuación, un fragmento de lo que nos compartió:

El entorno importa muchísimo, reflexionando sobre mi propia trayectoria vi que tuve momentos de mucha fortuna, los apoyos que he tenido a lo largo de mi carrera no son los de millones de mujeres en este país y en el mundo. Empecé con un papá que jamás pensó que mis hermanos tuvieran más potencial que yo. A los tres nos decían sueña, del mismo tamaño de sueños. Nunca me di cuenta de lo que era crecer en un hogar así, hasta que estaba en la universidad. En mi primer año de universidad, no éramos muchos mexicanos, pero dentro de los pocos habíamos dos mujeres y los demás eran hombres. Un día en una fiesta me acerqué con ellos y les pregunté dónde estudiaban sus hermanas y primas. La respuesta les pareció obvia, su padre no les pagaría esa carrera a sus hermanas porque ellas se habían quedado en México para ser mamás, mejor que les pagaran una carrera más barata y no hacer esta inversión.

Nunca se me va olvidar, porque ellos van a ser hombres que probablemente van a ser líderes en sus empresas, que probablemente tengan hijas, que están rodeados de mujeres en la universidad y que vean así a sus hermanas… ahí me di cuenta de la fortuna que tuve yo. Mi papá jamás pensó que era más valioso pagarles una carrera a mis hermanos que a mí. Pero la realidad no es igual para miles de mujeres. 

 

Olivia Zerón, egresada de la carrera de Comunicación en la Ibero, es reportera y conductora en televisión y radio. A lo largo de su trayectoria ha puesto el acento en una agenda de derechos humanos, poniendo en el centro a las personas y sus historias, además de procurar una mirada con perspectiva de género. Olivia nos compartió su experiencia en los retos que ha encontrado en balancear su vida profesional con ser mujer y mamá. A continuación parte de su testimonio:

Una vez estando al aire, ya tenía una panzota, mi productor me empieza hablar al chícharo y me dice: oye Olivia que si te puedes sentar de otra forma, entonces empiezo a ver nerviosismo detrás de cámaras y no entendía por qué, ya después me enteré de que fue porque se me veía la panza, entraron en crisis como si se me vieran los calzones. Me sentí muy incómoda porque pensé: qué tiene que se me viera la panza. Por su puesto que desde el principio se me advirtió que no iba hacer tomas de pie y a pesar de que les dio gusto mi embarazo me dijeron: ya vamos viendo cómo te cuidamos, y yo pensaba: cuidarme de qué.

En periodismo, es complicado ser mujer porque todo el tiempo estas sintiendo que tienes que decir sí a todo, que tienes ir por todos los balones, porque si no estas, si te quitas, si le bajas al ritmo, veinte personas llegan y te comen la chamba, es un nivel muy alto de exigencia. Cuando se es mujer además tienes otras cosas de atender, como lo que acabamos de contar, se vuelve muy difícil.

Luego parece que nuestra voz no se escucha, hay que decir: mi idea, mi idea. Hace años me pasó, cuando el plantón en reforma de López Obrador, decir en una junta de ideas: esto va crecer, y me acuerdo mucho de un jefe que hasta se rio de mí y no me hizo caso. Acto seguido plantón en reforma. Como esa anécdota tengo muchas.  Por ejemplo, por ser mujer siempre me hacen preguntas de mi vida privada, en el estudio me preguntan, si estoy casada o soltera, es una situación muy subjetiva en la que si no te ríes, te lo tomas cool, entonces eres la amargada, feminazi, etcétera. Entonces hay que demostrar todo el tiempo que eres seria, profesional. Cuando hablo con periodistas más jóvenes y las veo en esa situación y se ríen, les comento que no se rían.

Otra cosa que pasa: si eres una mujer que eres exigente, con carácter duro, los comentarios son: qué difícil es trabajar con ella, es una neurótica. Pero si es un hombre, se dice que es un profesional muy serio que sabe lo que quiere. Si es una mujer incluso se acercan con ella y le dicen: oye se están quejando de ti… Tenemos todos estos retos que tenemos que ir avanzando para que mejoremos. También los medios de comunicación, se tienen que hacer a la idea de que las mujeres queremos ser profesionales, periodistas y también queremos ser mamás. Parece que en las empresas creen que quieres trabajar y no querer tener hijos nunca… todavía pasa mucho.

Ursula Quijano, egresada de economía de la Ibero, es Directora de Estrategia e Impacto en Victoria147, se encarga de monitorear y evaluar el crecimiento de los negocios de sus emprendedoras, en su empoderamiento y liderazgo, y en la promoción de la igualdad de género dentro de las empresas. Úrsula nos compartió los retos que han encontrado las mujeres emprendedoras con las que trabaja. A continuación, un fragmento de su participación:

Se nos olvida que un mecanismo para llegar a la igualdad de género es el emprendimiento. Actualmente en México, de cada 10 negocios sólo 2 son de mujeres, esto quiere decir que no nos estamos considerando, nosotras mujeres, en el mundo de los negocios.

Para mí si existe el reto de la dificultad de las emprendedoras para acceder a capital. Por eso eVictoria 147, apoyamos a mujeres emprendedoras independientemente de su negocio, puede que facturen millones o nada, nosotras las acompañamos y damos capacitación, justamente porque a las mujeres nos gusta estar capacitadas. Menciono esto porque a nivel de la mujer existe el gran reto de los sesgos inconscientes que tenemos al hacer negocios o en el ámbito profesional. En Victoria 147, vemos a las emprendedoras cuando llegan a una entrevista, en un discurso de 5 minutos dicen la palabra miedo más de 10 veces. Claramente entiendo al fondo de inversión y lo que está pasando con nosotras, de lo poco que valoramos nuestros negocios.

En tema personal, creemos que no nos merecemos estar en el mundo de los negocios y está mal. En Victoria 147, trabajamos con mujeres de 35 años de edad con negocios exitosos. Año con año analizamos a nuestras emprendedoras, las que están iniciando facturan más en un año después de un proceso de introspección, de capacitación, de acceso a mentores, a una comunidad, de ahí la importancia de verte reflejada en otras mujeres que están haciendo lo que tú estás haciendo.

Menciono esto porque se nos olvida que las mujeres somos parte central de la economía global. Si pudiéramos ver en el emprendimiento una posibilidad de llegar a la igualdad de género, cumpliríamos las metas de desarrollo sostenible de la ONU.

El auditorio del Ignacio de Loyola, fue el escenario de esta mesa que logró generar un ambiente de confianza donde se compartieron anécdotas, risas y retos. Para cerrar Gabriela Warkentin agregó: parte de la sensibilización es que esto lo escuchen los hombres, que se empiece a entender dónde estamos parados. Vamos a escucharnos, no estamos peleando, estamos tratando de encontrarnos de manera diferente.

Por Eduardo Velasco
@lalo777