Tayolchikawalis: Guardianas de la salud frente al Covid 19

15 de octubre del 2020 – Las mujeres rurales representan la cuarta parte de la población mundial, trabajan como agricultoras, asalariadas, empresarias y en la Sierra Nororiental Puebla son también guardianas de la salud. En el marco del Día Internacional de las Mujeres Rurales, desde la iniciativa The Wo+Men Project: Mujeres y hombres Ibero por los derechos económicos y el Centro de Inversión Social queremos compartir el proyecto Tayolchikawalis, que trabajamos desde la Universidad Iberoamericana y la Unión de Cooperativas TOSEPAN, para enfrentar los efectos la pandemia en más de 430 de comunidades indígenas de esta región de Puebla. La cooperativa de salud TOSEPAN Pajti, una de las doce organizaciones de la TOSEPAN, encabeza la estrategia del cuidado de la salud contra el Covid-19 en los lugares más apartados de esta región.

 

 

La cooperativa Tosepan Pajti se fundó en 2009, actualmente trabajan 9 promotoras de salud que atienden a 14 comunidades cada una, es decir alrededor de 2500 socios esparcidos por las sierras Totanku, Náhuatl y Mestiza. Entrevistamos a Fabiola de la Cruz Allende, coordinadora de la cooperativa de salud, sobre cómo han enfrentado la pandemia.

P: ¿A qué realidades se enfrentan las mujeres de la Sierra Norte de Puebla?

R: Nosotras como cooperativa de salud trabajamos directamente con mujeres de las comunidades a quienes les denominamos guardianas de la salud, ya que son quienes cuidan y restauran la salud de sus familias. Son ellas las primeras en levantarse y las últimas en descansar. Además de trabajar en la casa, siembran y producen alimentos para sus familias. Uno de los trabajos que tenemos con ellas es la construcción de huertos de hortaliza, donde involucramos a toda la familia, de aquí cosechan alimentos nutritivos como los quelites, lechugas, acelgas, etcétera. Es un trabajo duro e importante de las mujeres que ha fortalecido la salud de las familias.

P: En contexto rural donde las clínicas de salud públicas y privadas suelen estar a horas de distancia ¿Cómo enfrentan las enfermedades?

R: Como promotoras de salud trabajamos con las guardianas en el rescate y preservación de la medicina tradicional. Hay guardianas que son curanderas, hueseras, parteras, todo ese conocimiento de la medicina tradicional que tienen se lo comparten a las promotoras y ahí se crea una retroalimentación que nos enriquece y del cual se beneficia toda la sierra. Además, las promotoras capacitan sobre el uso de plantas medicinales para curar un padecimiento. Hay ocasiones en que en las comunidades más alejadas del municipio se presentan algunas dificultades o enfermedades: dolor de estomago, fiebre, vomito. En ese momento las guardianas de la salud, usan las plantas medicinales del huerto para preparar un té al enfermo. Si la enfermedad persiste el siguiente día acuden al médico.

P: ¿Cómo han enfrentado la pandemia por COVID-19?

R: La pandemia ha transformado todas las actividades de la sierra. No hemos realizado asambleas comunitarias y como promotoras no hemos podido ir a las casas de las familias. Nos hemos podido adaptar y dar seguimiento por WhatsApp a las comunidades más alejadas. Al inicio informamos a toda la población por medio de carteles y folletos en náhuatl, totonaku y español. Esos carteles se pegaron en los principales lugares de la comunidad para informar sobre medidas de prevención y sistemas del covid. También hemos trabajado con la radio Tosepan limakxtum y la IBERO para hacer cápsulas informativas sobre los síntomas del virus, cómo cuidarse y las medidas de prevención.

P: Desde la iniciativa Tayolchikawalis ¿Qué plan de acción tienen para superar esta pandemia?

R: Por el contexto en el que nos encontramos vimos que la mejor estrategia para enfrentar el virus COVID-19 es el de la prevención. En ese sentido desde la iniciativa Tayolchikawalis, y en coordinación con la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, nos hemos dado a la tarea de identificar a las personas que son más propensas a contraer el virus: las personas hipertensas, con sobrepeso y de la tercera edad.  El plan es ir a visitarlas para medir glucosa, presión, cintura, peso y talla. Además de aplicar una encuesta para ver su estado de alimentación y su estado de nutrición. Esto nos va dar un diagnóstico para después poder emitir una serie de recomendaciones de cuidado y alternativas para una alimentación saludable.

En la Sierra Norte de Puebla hay muchas personas que son diabéticas e hipertensas debido a que no tienen una buena alimentación,  ya que ha cambiado bastante. Nuestros abuelos tenían una dieta a base de quelites y maíz. Ahora es momento de volver a retomar esos alimentos para reforzar la salud. Como promotoras les tenemos que hacer ver que una alimentación saludable es una parte fundamental.